Recuerda que somos Cerrajeros
Una ventana es un artículo de seguridad, que aún hoy suele representar de mucha ayuda para aquellas casas ubicadas en las urbanizaciones. Siendo consideradas también productos decorativos en casas campestres.
En todo caso, estas comienzan a presentar inconvenientes en sus bisagras, producto de:
El mal uso, como por ejemplo, no hay nada que le ocasione más daño a una bisagra que el colocarle trancas a las ventanas para que estas no se cierren, cuando la brisa golpea y la hoja de madera trata de moverse se ve forzada.
El desuso, cuando la ventana suele es abierta con muy poca frecuencia, en las bisagras comienza a alojarse el sucio, el agua y el óxido en muchos casos.
Es por ello que hoy te brindamos una serie de consejos sobre cómo asear las bisagras de las ventanas, y mantenerlas en buen estado:
Lo primero que debes tener a mano es una lija, basta con un pequeño trozo, un destornillador, liquido limpiador, y lubricante, en caso de que este escasee, puedes sustituirlo por aceite.
Procede con la lija a remover todo sedimento acumulado en las ventanas, pasa un paño suave para quitarlo por completo.
Con un paño humedecido en el líquido limpiador, asea bien cada una de las bisagras esto con el fin de que puedas remover toda clase de sucio que este acumulada en las mismas.
Aguarda a que las bisagras estén bien secas, para que procedas a aplicar un poco de lubricante o de aceite.
Para esto te aconsejamos que te ayudes con un algodón impregnado, trata de ser cuidadoso en la aplicación, y procura solo aplicarlo en los bordes de las bisagras y sus pliegues.
En todo caso, el lubricante o aceite que se ruede aséalo con el paño.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies